Tiempo de lectura: 2 minutos.

Si el verano te ha dejado unos kilitos de más y ya estás pensando en ponerte a dieta, no te precipites y fíjate en los errores que puedes estar cometiendo en tu alimentación. Es muy probable que haciendo pequeños cambios en tu menú diario consigas recuperar tu figura sin darte cuenta.

Consejos para adelgazar después del verano

Adelgaza sin darte cuenta: errores en la dieta que engordanPerder unos pocos kilos, 3 – 4, puede resultar mucho más sencillo de lo que parece. Es bastante normal que aparezcan después de un periodo de vacaciones donde la actividad física ha disminuido y han estado permitidos determinados caprichos culinarios. Si quieres recuperar tu figura sin demasiado esfuerzo, de forma progresiva (sin bajadas bruscas de peso) y duradera, prueba a cambiar algunos hábitos alimenticios y verás cómo eliminas esos kilos casi sin darte cuenta.

Uno de los errores más comunes a la hora de decidirte a hacer una mini dieta es eliminar alguna comida. Esto no solo es un error sino además una práctica muy poco saludable. Tienes que mantener las cinco comidas diarias: desayuno, tentempié de media mañana, almuerzo, merienda y cena. La clave está en los alimentos que incluyas en cada uno de ellas y, por supuesto, en las cantidades.

Elige cada día un menú variado y equilibrado (no tienes porqué eliminar ningún alimento) y realiza comidas moderadas en cuanto a las proporciones. Si te saltas una comida las consecuencias no son buenas. Llegarás desfallecida a la siguiente, tendrás ansiedad y sensación de hambre y, además, tu metabolismo se ralentizará y no quemará la energía que requiere la propia digestión. Come de todo en porciones pequeñas, así no pasarás desconsuelos ni tendrás la impresión de estar siguiendo régimen severo.

La importancia de un buen desayuno para adelgazar

Apúntate a un buen desayuno cada mañana, pues está demostrado que las mujeres que no se saltan la primera comida del día, adelgazan y consiguen mantener su peso con mayor facilidad. Incluye cereales, imprescindibles por su contenido en fibra, pero elígelos integrales, engordan muchísimo menos que los que no lo son. Una pieza de fruta o un buen zumo y algún lácteo desnatado tampoco pueden faltar.

Si quieres variar, también puedes probar con alimentos que tal vez no consumas habitualmente como los saludables derivados de soja o el prodigioso kéfir, que, con cero grasas, te ayudará además a reforzar tu sistema inmunológico.

Otro de los errores frecuentes es caer en la tentación de asaltar la nevera cuando el hambre ataca. No tiene porqué ocurrirte si sigues un plan de comidas ordenado, pero, sobre todo, los primeros días suele pasar. Para evitarlo, recurre al picoteo saludable. Es sencillo. En lugar de tomar lo primero que encuentres, ten preparadas una serie de “provisiones” para los momentos del gusanillo. Un bol con frutas variadas ya peladas, cortadas y aderezadas con un poco de edulcorante líquido, unos minirollitos de jamón york y queso de burgos, unos tomatitos cherry con un poco de orégano, zanahoria y pepinillos rallados… múltiples ideas para que no tengas remordimientos por haber picado entre horas.

Fuente: Mujer de Elite (www.mujerdeelite.com)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir