Tiempo de lectura: 5 minutos

Cada vez son más los médicos que “recetan” alimentos no solo para controlar el peso, sino para prevenir y tratar enfermedades crónicas.

Usualmente, cuando vas al médico, sales con un frasco de pastillas y la instrucción de tomarlas dos veces al día.

Pero cada vez son más los médicos que “recetan” alimentos no solo para controlar el peso, sino para prevenir y tratar enfermedades crónicas.

CNN habló con expertos en nutrición médica para descubrir qué alimentos específicos recomiendan. No tienes que ser chef ni nutriólogo para aprovechar estas opciones saludables.

Aunque un alimento determinado se recomiende como tratamiento para un malestar específico, es importante recordar que un alimento no funciona por sí solo, de acuerdo con Melina Jampolis, médica especialista en nutrición.

“Los auténticos expertos en nutrición prefieren hablar sobre los patrones alimentarios o los grupos alimentarios, ya que los nutrientes de los alimentos trabajan en combinación para mejorar ciertos trastornos”, explicó.

Sin embargo, hay algunas excepciones notables a la regla, de acuerdo con John La Puma, médico y chef profesional. Estos son 10 que tal vez quieras tener en tu cocina para usarlos antes de recurrir a los medicamentos.

Miel de trigo sarraceno para la tos

La miel de trigo sarraceno la producen las abejas que se alimentan del néctar de la flor de este grano y tarde o temprano llega al gabinete de medicinas de todos los padres de familia.

“La miel de trigo sarraceno es mejor que el jarabe para la tos en casos de tos nocturna infantil”, de acuerdo con La Puma. Es un alimento curativo particularmente útil para tratar a niños de menos de seis años, pero de más de un año, ya que no se recomienda usar medicamentos sin receta en estos casos.

“Los alimentos pueden servir como medicamento en el cuerpo… y funcionan”, dijo La Puma.

Alimentos en salmuera para la diarrea

Entre los alimentos fermentados están el yogur, el kéfir, las verduras en escabeche, el miso, el kimchi y el poi. Estos alimentos contienen bacterias vivas que ayudan a mantener sano el tracto digestivo, de acuerdo con Gerard Mullin, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos y autor del libro The Gut Balance Revolution.

De acuerdo con Mullin, estos alimentos ricos en bacterias pueden usarse para prevenir y tratar diarreas relacionadas con los antibióticos, síndrome del colon irritable, diarrea infantil, eccema y alergias. “Sin embargo, el uso más popular de los alimentos fermentados es para quemar la grasa persistente”.

En un estudio de 2012, en el que se analizó información de 82 ensayos clínicos, se determinó que los alimentos probióticos eran muy efectivos para tratar la diarrea por el uso de antibióticos. Sin embargo, los datos sobre el uso de probióticos para el tratamiento del eccema son contradictorios. En algunas investigaciones se encontraron pruebas que lo respaldan, mientras que en otros, no.

Jengibre para los cólicos menstruales

El jengibre es una especia de sabor intenso, originaria del sureste de Asia. “Como especialista en enfermedades digestivas, frecuentemente recomiendo el jengibre en té para las náuseas y la distensión abdominal”, dijo Mullin.

El jengibre también podría ser útil como alimento curativo para las mujeres. “Es probable que el jengibre trabaje tan bien como el ibuprofeno para los cólicos menstruales. Funciona si lo tomas en cápsula o lo masticas”, dijo La Puma.

En un análisis científico de siete ensayos se determinó que tomar entre 750 y 2000 miligramos de jengibre en los primeros cuatro días del ciclo menstrual es un tratamiento eficaz contra los cólicos.

Menta para el síndrome del colon irritable

No nada más se usa en dulces y chicles. También existen suplementos, aceites esenciales y té de menta. Cuando se usa con fines medicinales, la menta se indica para aliviar los cólicos abdominales y el síndrome del colon irritable (SCI).

“Lo que me parece interesante de la menta es que cuando se compara con las diversas terapias médicas para el SCI, la menta es la más efectiva y la menos tóxica”, dijo Mullin a CNN.

El aceite de menta es eficaz (y podría ser la primera línea de tratamiento) para el síndrome del colon irritable, según un análisis de 16 ensayos clínicos que se llevó a cabo en 2005.

Té de jamaica para la hipertensión

“El té de jamaica tiene un mayor efecto antihipertensivo que las zarzamoras”, dijo La Puma. En infusión, como té herbal, las flores de jamaica contienen antocianinas, que pueden ayudar a bajar la presión sanguínea.

Las corolas de la flor se secan y se usan para preparar un té de sabor ácido, parecido al arándano, de acuerdo con La Puma. Varios estudios respaldan las propiedades antihipertensivas de la jamaica, entre ellos uno que se publicó en el Nigerian Journal of Physiological Sciences.

Cúrcuma para la artritis

Originaria del suroeste de India, la cúrcuma tiene un sabor amargo y cálido. Con fines medicinales, Jampolis la recomienda para tratar trastornos inflamatorios.

“La cúrcuma se usa particularmente para trastornos relacionados con el cerebro y para reducir el riesgo de desarrollar alzhéimer. También puede usarse para la artritis”, dijo.

Si agregas pimienta negra a la cúrcuma, potenciarás los beneficios curativos. “Así ayudas a tu cuerpo a absorber más curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma que tiene efectos positivos para la salud”, explicó La Puma.

De hecho, en un artículo que se publicó en el boletín Food and Chemical Toxicology, se explican los diversos beneficios curativos de la cúrcuma.

Semillas de chía para bajar el colesterol

Pese a que son diminutas, las semillas de chía son ricas en nutrientes y se las suele considerar un “superalimento”.

Jampolis las recomienda a los pacientes que tienen niveles altos de colesterol de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) ya que se suma a los efectos de otros alimentos saludables. “De hecho puedo decir que he visto muy buenos resultados al agregar semillas de chía a una dieta saludable para reducir el colesterol”, explicó.

Avena para el colesterol LDL

“Es la opción lógica para reducir los niveles de colesterol LDL si no has probado nada más”, dijo La Puma. “Muchos estudios demuestran que los alimentos ricos en fibras solubles reducen el colesterol LDL”.

En uno de estos estudios se determinó que consumir al menos tres gramos de avena al día se relaciona con niveles más bajos de colesterol LDL. Agrega una cucharada de semillas de chía para maximizar el efecto reductor.

Frijoles para reducir la concentración de azúcar en sangre

Los frijoles son útiles para reducir la concentración de azúcar en sangre y para controlar los niveles de colesterol, de acuerdo con Jampolis. Como están cargados de fibra, los frijoles pueden inducir la sensación de saciedad que ayuda a bajar de peso.

“Ciertamente he visto mejoras en los niveles de azúcar en sangre cuando se fomenta el consumo de alimentos ricos en fibra como los frijoles, que también son ricos en magnesio, pero es más difícil aislar el efecto”, dijo Jampolis.

Salmón para la inflamación

Con su color rosado y su olor característico, el salmón es una de las mejores fuentes de ácidos grasos omega 3. Estas grasas esenciales son parte importante del tratamiento de cualquier trastorno inflamatorio o autoinmune, de acuerdo con Jampolis, quien también recomienda el salmón a quienes quieren controlar su nivel de triglicéridos, el síndrome metabólico, la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple.

“Creo que la mayoría de las personas cree que los alimentos no pueden ser tan potentes como los fármacos, pero yo veo poderosos beneficios directos todo el tiempo”, dijo Jampolis.

Fuente: Veritas (http://expansion.mx)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir