Tiempo de lectura: 2 minutos

El pescado azul, los cereales integrales y los tubérculos son fundamentales en el modelo de alimentación seguido por países como Finlandia, Suecia o Noruega.

Según la ONU, Finlandia es el país más feliz del mundo en 2018, un título que el año anterior ostentó Noruega. Destaca su modelo de enseñanza (donde la tarea de los niños es divertirse y jugar), las políticas sociales, la seguridad, la ausencia de corrupción y hasta su filosofía de vida ‘Lagom’, que  triunfa en todo el mundo. De la cultura nórdica destaca (casi) todo y siempre positivo, por lo que su modelo de alimentación no podía faltar en este largo listado.

La dieta nórdica se basa principalmente en plantas de origen local, proporcionando así una producción más respetuosa con el medio ambiente y es además de las más saludables del planeta. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha alabado este modelo de alimentación, pues igual que ocurre con la dieta mediterránea, es muy beneficiosa para luchar contra enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

¿En qué consiste?

Los nórdicos también cuentan con su propia pirámide alimentaria, aunque existen diferencias notables con respecto a la de la dieta mediterránea, pues apenas aparecen carnes, frutas y lácteos.

Además de las verduras, los frutos rojos y bayas forman parte de la base de la pirámide, convirtiéndose así en alimentos de consumo diario, debido a sus propiedades antioxidantes. En esta zona también aparecen los tubérculos, fuente de hidratos de carbono, y las algas, consideradas por muchos como el alimento saludable del futuro.+

En la zona intermedia se encuentran los cereales integrales, como la avena (con propiedades depurativas), la cebada (que regula los niveles de azúcar en sangre y refuerza el sistema inmunológico) o el centeno (rico en vitamina B, portasio, hierro y aliado contra las enfermedades cardiovasculares). También se sitúa el pescado azul, rico en omega 3 y vitaminas. El salmón es protagonista indiscutible, aunque el atún, la lubina o la dorada son también de esta variedad de pescado.

Cabe destacar también la presencia de fermentados lácteos, como el kéfir o el ‘skyr’, una especie de yogur muy habitual en Suecia y Finlandia. Los alimentos dulces procesados y la carne grasa se sitúan en la cúspide, como alimentos de consumo muy ocasional.

Fuente: Heraldo (www.heraldo.es)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir