Tiempo de lectura: 4 minutos

Numerosos estudios han sugerido las influencias positivas de las experiencias musicales sobre la salud y el bienestar de las personas. Lo cierto es que el baile no solo logra mantenernos en forma, sentirnos felices, eliminar el exceso de estrés, mejorar la confianza y la autoestima; sino que propicia la flexibilidad, la fuerza y la resistencia física, y contribuye a la pérdida de peso, entre otros factores positivos, confirmó a AIM el médico especialista en Endocrinología y Metabolismo, Sergio Schlimovich.

En diálogo con esta Agencia, el experto en Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud afirmó: “La danza es un ejercicio físico ideal para mejorar la resistencia física, ya que aumenta la capacidad de los músculos para movilizarse por períodos cada vez más prolongados y con menor fatiga. Al igual que el ejercicio físico regular, bailar en forma frecuente y vigorosa proporciona los mismos efectos beneficiosos en la salud que aquel, con el rédito adicional que brinda sobre la mente lo artístico y lo creativo. Pero según Schlimovich, estos beneficios no serían todos; estudios previos demuestran que la danza podría mantener más activo nuestro cerebro y prevenir el Alzheimer y otras demencias.

Beneficios psicofísicos probados del baile

  • Activa y tonifica los músculos
  • Mejora la fuerza muscular y la capacidad de movimiento
  • Facilita la flexibilidad en las articulaciones
  • Aumenta la elasticidad en tendones y músculos
  • Disminuye el peso a expensas de la disminución de la grasa corporal
  • Corrige la postura corporal.
  • Fortalece la masa ósea
  • Mejora el sistema cardiovascular
  • Regula la tensión arterial
  • Reduce el colesterol y otros lípidos perjudiciales.
  • Aumenta la capacidad pulmonar
  • Activa la creatividad y la intuición
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Mejora el desempeño sexual
  • Favorece el equilibrio, el balance, la coordinación, agilidad y memoria visual
  • Aumenta el optimismo y la sensación de bienestar
  • Disminuye la depresión y eleva la autoestima
  • Mejora la actividad del cerebro ya que estimula la concentración

Beneficios Personales y sociales

  • Mejora la calidad de vida
  • Mejora la confianza y el ánimo y proporciona sensaciones de bienestar
  • Mejora la vida social, se logran más amistades

¿Bailar nos hace más inteligentes?

 ¿Bailamos? El poder de la danza sobre la salud Un estudio publicado en 2003 en la revista científica The New England Journal of Medicine,  sugiere que, además de los ya conocidos y probados efectos beneficiosos que tiene la danza sobre la salud, como la reducción del exceso de estrés, el aumento de la sensación de bienestar, el aumento de la masa muscular y la pérdida de la masa grasa, etc., todos efectos vinculados a diversas “neurohormonas” (endorfinas, serotonina, hormona de crecimiento, etc.); también, el baile frecuente aumentaría la agudeza cognitiva en todas las edades. Esto adquiere gran relevancia a medida que avanzamos en nuestras vidas en que la capacidad mental declina y la memoria falla de manera lenta y progresiva. Una de las principales conclusiones de este estudio es que la estimulación de la mente producida por el baile puede prevenir la Enfermedad de Alzheimer y otras demencias, tanto como el ejercicio físico puede mantener el cuerpo en forma.

El estudio fue realizado por el “Albert Einstein College of Medicine de Nueva York” durante un período de más de cinco años en personas mayores de 75 años en adelante. Su método para medir objetivamente la agudeza mental en el envejecimiento fue monitorear las tasas de demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, las cuales fueron sustancialmente inferiores a cualquier otra actividad cognitiva que incluyó el estudio, tales como la lectura de libros, escribir por placer, hacer crucigramas o jugar a las cartas. ¿Qué podría causar estos beneficios cognitivos significativos?; parecería ser que estas personas son más resistentes a los efectos de la demencia como resultado de tener una mayor reserva cognitiva y al aumento de la complejidad de las sinapsis neuronales. Al igual que la educación, la participación en actividades mentales disminuye el riesgo de demencia mediante la mejora de estas cualidades neuronales.

En síntesis, el baile representa es una defensa contra la enfermedad de Alzheimer, ya que se requiere recordar pasos de danza, trabajos de sincronización y secuencias, y mejora la capacidad energética del cerebro, mejorando la memoria y manteniendo la mente activa.

Quién pueda bailar, que baile

¿Quiénes pueden bailar?: Cualquier persona puede hacerlo, independientemente de su sexo, edad o condición física. Todo aquel que le guste bailar y desee aprender y disfrutar y lo pueda hacer como una actividad recreativa, de acondicionamiento físico o profesional artística.

Además, quien busque un espacio de expresión de la conexión de su mente y cuerpo a través de la música y el baile, es decir, liberar emociones, estrés, tensiones, sentir alegría, disminuir depresión y ansiedad, reducir peso, redescubrir emociones y sensaciones, mejorar la salud y relación con los demás, diversión, entre otros..

¿Qué bailar?

Hay mucha tela para cortar cuando de bailar se trata. Tanto el jazz, como los bailes folclóricos tradicionales como la tarantela, o las danzas húngaras, judías o rusas, la salsa, el merengue, la bachata, el reggaetón, la cumbia, la zumba, el hip-hop, el ballet, o la contemporánea, son igualmente beneficiosos.

¿Por qué bailar?

La razón es muy simple y queda bien claro: bailar ayuda al corazón a mantenerse vital y sano, contribuye a la pérdida de peso, aumenta la energía, mejora la flexibilidad, la fuerza y la resistencia, además de combatir el estrés y la depresión.

Qué comer para reponer energía

Previo a arrancar el baile, lo mejor para tomar un vaso de agua alcalina. Al terminar, las opciones que contienen hidratos de carbono y proteínas, son ideales para recuperar energía. Estos son algunos ejemplos: mix de frutos secos, yogurt de kefir con frutas frescas y un puñado de nueces picadas. También podes ingerir yogurt descremado con germen de trigo o avena y kiwi (u otra fruta de estación). Y para terminar, una rodaja de pan integral con semillas, queso descremado y almendras fileteadas.  Una fruta de estación y un puñado de nueces o almendras harán el resto.

Precauciones

Las personas que presentan patologías cardiovasculares o trombosis venosa, necesitan un chequeo médico antes de realizar actividades de baile, para así tomar recaudos necesarios.

Fuente: AIM Digital (www.aimdigital.com.ar)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir