Tiempo de lectura: 2 minutos

Este bizcocho está muy rico y queda muy esponjoso. Hace tiempo que tenía ganas de hacerlo, y por fín llegó el momento.

He seguido la receta tal cual, pero he sustituído la leche por kéfir.

Los ingredientes:

  • 200 g de harina
  • 180 g de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura de pastelería
  • 90 g de aceite de girasol
  • 2oo ml de leche (yo puse kéfir)
  • 4 huevos
  • ralladura de un limón
  • 50 gr de almendra picada
  • un pellizco de sal

Preparación:

Hay que preparar un molde de doble altura porque este bizcocho sube mucho, el mío mide 22 cm de diámetro y 10 cm de alto. Se engrasa la base y se forra con papel de hornear, se espolvorea con azúcar y con la picada de almendras.

Se pone a calentar el horno  a 180º, mientras se hace el bizcocho de la manera siguiente:

Elaboración con Thermomix – 21

  1. Se separan las yemas y las claras, Se pone la mariposa y se montan las claras con una pizca de sal, velocidad 3 y medio. Cuando empiecen a montar, se les añade 100 gr de azúcar, sin detener la máquina, y se deja batr hasta que se forme un merengue firme. Se saca y se reserva.
  2. Se pone en el vaso la harina, la levadura y el resto del azúcar y se programa unos segundos a velocidad 6 para tamizar. Se añade el aceite, la raspadura de limón, la leche y las yemas y se programa 10″ a velocidad 6.
  3. Se mezcla bien esta masa con el merengue usando unas varilla, integrándolo con movimientos envolventes para que no se baje y quede con consistencia de mousse.
  4. Se pone en el molde preparado y se mete en el horno a 180º. A los 30 minutos se baja la temperatura a 165º y se deja hasta que esté totalmente hecho y pase la prueba del palito.
  5. Se desmolda cuando se ha enfriado.

Elaboración tradicional:

  1. Se separan las yemas y las claras,  se montan las claras con una pizca de sal. Cuando empiecen a montar, se les añade 100 gr de azúcar, poco a poco, sin dejar de batir hasta que se forme un merengue firme. Se reserva.
  2. Se ponen en un bol las yemas y se baten con el resto del azúcar, cuando empieza a blanquear se añade la leche, la raspadura de limón, el aceite y la harina tamizada con la levadura.
  3. Cuando la masa esta homogénea, se mezcla bien esta con el merengue usando unas varilla, integrándolo con movimientos envolventes para que no se baje y quede con consistencia de mousse.
  4. Se pone en le molde y se hornea como se explica arriba.
  5. Se desmolda cuando se ha enfriado.
Fuente: Las Recetas de Mamá (www.recetasdemama.es)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir