Tiempo de lectura: 3 minutos.

El hecho de que la leche materna aporta más nutrientes al bebé, que dar el pecho permite fortalecer el vínculo afectivo entre madre e hijo o que alimentar al pequeño con la leche propia contribuye a mejorar la salud de ambos son algunas de las muchas razones que pueden hacer que cualquier mujer decida llevar a cabo la lactancia materna con su recién nacido.

Sin embargo, es importante que durante ese tiempo, la fémina se cuide especialmente, que proteja su bienestar y salud. ¿Cómo hacerlo? A través de una serie de consejos que vamos a dar a continuación y que hacen referencia a la dieta que debe tomar:

1-Semillas de Chía

Una alimentación sana, completa y equilibrada es la que debe tomar la mujer que acaba de dar a luz y que está alimentando a su bebé con leche materna. Y es que es la manera de que cuente con una buena producción de la misma así como de que tanto su pequeño como ella misma se encuentren en perfecto estado de salud.

Diversos son los productos que debe incluir en su dieta y hay uno que está calificado como “superalimento” por todo lo bueno que aporta. Nos estamos refiriendo a las llamadas semillas de chía que son una fuente vegetal estupenda de Omega 3 y que aportan mucha fibra. De esta manera, tomándolas se consigue disfrutar de una larga lista de ventajas:

  • Se evitan problemas de estreñimiento, que pueden acabar en hemorroides.
  • Se reducen de manera considerable las posibilidades de que la parturienta pueda sufrir la llamada depresión postparto.
  • En el caso del bebé, favorece y facilita tanto lo que es su desarrollo visual como el cerebral.

2-Almendras

Los frutos secos son muy buenos durante el periodo de gestación, a la hora de poder hacerle frente de la mejor manera posible a los síntomas habituales como las náuseas, llegando incluso a ser usados para reducirlos o hacerlos desaparecer. No obstante, también se convierten en un alimento estupendo durante la lactancia.

En concreto, entre los tipos que existen, cobra especial protagonismo la almendra, que se recomienda encarecidamente que sea incluida por la mamá en su dieta. ¿Por qué? Porque la misma le ayuda a disfrutar de estos beneficios:

  • Favorece y facilita la producción de leche.
  • Aumenta lo que son sus defensas, las cuales han quedado, en cierta medida, “mermadas” durante el alumbramiento.
  • Le permite gozar de mayores dosis de energía, necesaria para poder hacerle frente al cuidado del recién nacido.
  • Contribuye a que mejore su fuerza muscular.

3-Lácteos fermentados

De la misma manera, no hay que pasar por alto que también los nutricionistas indican que es importante que las mujeres que están dándole el pecho a sus hijos no duden en incluir en su alimentación lo que son los llamados lácteos fermentados, como puede ser, por ejemplo, el kéfir.

¿Por qué realizan esa indicación? Porque se considera que dichos productos traen consigo una serie de ventajas muy importantes para la mujer como son estas:

  • Se considera que son una estupenda herramienta a la hora de que la fémina pueda lograr recuperar e incluso mejorar lo que es su tránsito intestinal, que se ha podido ver perjudicado durante el periodo de gestación.
  • Especialmente importante es el hecho de que se establece que los mencionados lácteos fermentados son estupendos para poder reducir los riesgos de que la ya mamá sufra mastitis, que resulta tan dolorosa.
  • De la misma manera, se considera que son un estupendo aporte de calcio, necesario para que la mujer pueda mantener sanos y fuertes tanto sus dientes como sus huesos.

Otros consejos

Los dados hasta el momento podemos decir que son los consejos más importantes que se le pueden dar a cualquier mujer que está afrontando la fase de lactancia, en pro de que pueda ir recuperándose del parto, mejorar su producción de leche y tener una salud estupenda. No obstante, a los mismos hay que añadir otros como estos:

  • Ante cualquier duda que tenga, lo que debe hacer es consultarle directamente a su médico.
  • Es importante que a la semana no coma más de dos veces carne roja.
  • Los alimentos a los que tiene que darle prioridad por lo saludables que resultan son la fruta, las hortalizas y los productos integrales.
  • No puede tomar nada de alcohol, porque este pasaría al niño a través de la leche, y es apropiado que no fume porque el tabaco, además de dañar su salud, provoca que la producción de leche se vea reducida de manera contundente.
  • Debe reducir la cantidad de sal que toma en las comidas.
  • Se aconseja que tome legumbres hasta incluso cinco veces a la semana. En lo que respecta al pescado, lo ideal es que apueste por comer hasta un máximo de cuatro veces a la semana.

Fuente: OK Diario (https://okdiario.com)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir