Tiempo de lectura: 1 minuto

Especificaciones

  • Raciones: 4
  • Preparación: 12 min.
  • Cocción: 35 min.

Ingredientes

  • 200 g de kéfir
  • 3 puerros medianos
  • 1 cebolla pequeña
  • 125 g de nabos
  • 800 ml de caldo vegetal o agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 manojo de cebollino fresco
  • 1 cucharada de cúrcuma molida
  • Pimienta blanca recién molida
  • Sal

Preparación

  1. Se pica la cebolla y se rehoga en una cazuela de fondo grueso con el aceite de oliva bien caliente, y al cabo de unos minutos se añade la parte blanca de los puerros, bien lavados y cortados a rodajas. Se sofríen a fuego medio y se va removiendo constantemente con una cuchara de madera para que no se agarren a la cazuela.
  2. Cuando los puerros estén ligeramente dorados, se agrega el caldo vegetal o el equivalente de agua. Enseguida se incorporan los nabos, ya pelados y cortados a trozos. Se sazona y se deja cocer bien tapado, durante unos 30 minutos.
  3. Pasado ese tiempo, se retira del fuego, se añade la cúrcuma y, una vez tibia, se agrega el kéfir y se sazona con la pimienta blanca recién molida. Se tritura todo con la ayuda de una batidora eléctrica (pasándola por un tamiz si se considera necesario).
  4. Una vez lista la crema, se reserva en la nevera por un tiempo para servirla fría. Justo en el momento de llevarla a la mesa se adorna con unas ramitas de cebollino fresco.

Fuente: Cuerpo Mente (www.cuerpomente.com)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir