Tiempo de lectura: 2 minutos.

Tener leche fresca de almendras o coco en la nevera es de verdad una de los mejores cosas del mundo. Si no la preparo yo misma simplemente no la utilizo, porque para ser honesta no confío en ninguna de las marcas que venden en el super. Cuando empecé a limpiar mi cuerpo, decidí eliminar todos los alimentos procesados de mi dieta, y ahora fácilmente saborear los químicos de esas leches que alguna vez pensé eran deliciosas. Hacer mi propia leche de coco ha sido la manera de incorporar cremosidad en mi cocina.

¿Por qué leche de coco fresca?

Bueno, por un par de razones:

  1. ¡Fresco siempre es mejor! Ya sea que esté comprando leche de almendras, arroz, soja, lino o leche de coco, todas vienen cargadas con conservantes y aditivos (y muchas veces edulcorantes).
  2. Tiene muchos usos: puedes agregar un poco en sus jugos o smoothies, utilizarlo en el curry , añadir un poco cuando están horneando cositas ricas o de cualquier otra forma en la usas la leche regularmente. El coco realmente va con lo dulce y lo salado.
  3. Los productos lácteos son inflamatorios, especialmente la leche pasteurizada que encontramos en el supermercado.
  4. Puedes fermentar la leche y crear tu propio kéfir de coco.
  5. El coco es más fácil de digerir que las nueces. Las nueces tienen naturalmente el ácido fítico, el cual se puede reducir en gran medida a través del remojo y la germinación, pero aún así hay que utilizarlos con moderación. Aunque coco tiene una pequeña cantidad de ácido fítico, es mucho menor y eso hace que la digestión sea más fácil.

Ingredientes

  • 1 taza de hojuelas de coco con toda la grasa.
  • 3 tazas de agua.
  • Pizca de sal.
  • 1/8 cucharadita de vainilla en polvo.
  • 1/8 cucharadita de hoja de stevia.

Preparación

Combina todos los ingredientes en una licuadora y mezcla durante un minuto aproximadamente. Luego se pasa la mezcla por un colador. Vierta la leche en un recipiente y guárdelo en el refrigerador hasta por tres días.

Fuente: Crítica (www.critica.com.pa)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir