Tiempo de lectura: 1 minuto

Los lácteos son aquellos derivados de la leche, como el yogur, kéfir o el queso entre otros. Hay que destacar que existen varios tipo de leche, dependiendo de que aninal provengan y la cantidad de proteínas que contengan; la leche de cabra posee el doble de preteínas que la de la vaca. La proteínas más destacada de la leche, es la caseína.

Cabe destacar que los productos lácteos son ricos en carbohidratos; el principal es la lactosa, u azúcar formada por glucosa y galactosa. Para poder digerir la lactosa, se necesita una enzima llamada lactasa; existen individuos que no presentan la suficiente lactasa, para digerir los lácteos y sus derivados y se dice que tienen intolerancia a la lactosa.

Las grasas también están presentes en los lácteos, siendo la mayor parte monoinsaturadas, por lo que pueden elevar los niveles decolesterolmalo. También están presentes los triglicéridos en los lácteos, con niveles muy elevados. El contenido en hidratos de carbono, más las grasas, ofrecen a la leche un alto valor calórico.

Entre las vitaminas destaca su contenido en vitamina A y vitamina del complejo B, especialmente los quesos y el yogur y vitamina D, que añaden a la leche envasada.

Los lácteos son pobres en sodio, pero son ricos en calcio y fósforo, siendo mayor las cantidades de este último que de potasio y pequeñas cantidades de potasio entre otros.

Fuente: Nutricion.pro (www.nutricion.pro)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir