Tiempo de lectura: 3 minutos

Si te paras a analizar tu desayuno seguro te darás cuenta que está cargado de carbohidratos y azúcares: pan, magdalenas, bizcochos, tostadas, mermeladas, cacao soluble, muesli…

Cuenta la leyenda que los azúcares son buenos para el cerebro y que es bueno desayunar así para tener fuerzas y rendir mejor en el trabajo o la escuela.

Pero… ¿no te pasa que a las 2 horas de haber desayunado, tienes que cargar las pilas? ¿Que el cuerpo te pide algún snack, probablemente también cargado de azúcar? ¿O que a media mañana ya no rindes y necesitas meterte café en vena?

Esto tiene un nombre: hipoglucemia; y un culpable: el azúcar.

Por eso, te quiero proponer un cambio: un desayuno que sí va a ser realmente beneficioso para tu salud en general y especialmente para tu cerebro. ¡Sí, como lo oyes!

Este desayuno de kéfir de cabra con semillas de chía y frutos rojos tiene una increíble cantidad de ácidos grasos Omega-3 procedentes en su mayor parte de las semillas de chía y de las nueces.

Estos ácidos grasos esenciales son críticos para la estructura, funcionamiento y correcto desarrollo del cerebro y en niveles deficientes se relaciona con trastornos psicológicos como la depresión y el mal humor.

Además, la ingesta adecuada ayuda a mejorar nuestra memoria. Y no los produce nuestro cuerpo, así que debemos ingerirlos a través de la comida.

Kéfir de cabra con semillas de chía y frutos rojos

Pero no acaba ahí la cosa: tanto por el aporte de fibra de la chía como por la materia grasa del kéfir hecho con leche de cabra, tu estómago se sentirá saciado durante mucho más tiempo.

Quizás de la fibra te lo imaginabas, pero igual no sabías que las grasas, por su estructura molecular, tardan más tiempo en digerirse por lo que tu aparato digestivo estará entretenido durante más tiempo. De ahí que no sea conveniente consumir muchas grasas a la hora de cenar.

¡Y otro dato curioso! La leptina es una hormona segregada por el tejido adiposo y que tiene como función, entre otras, mantener el balance energético en el cuerpo y regular el hambre y la saciedad.

Es decir, que cuando considera que hay suficientes calorías y un correcto nivel de grasa corporal, la leptina da el alto a nuestro hipotálamo para que dejemos de tener hambre. Y por tanto, de comer.

Así que ya sabes: no temas a las grasas buenas y añádelas en tu menú diario con recetas como ésta de Kéfir de cabra con semillas de chía y frutos rojos.

De hecho, pueden llegar a convertirse en tus mejores aliadas para una buena salud ;)

Ingredientes

  • 125 ml de Kefir de cabra
  • 2-3 cucharaditas de semillas de chía
  • Fresas medianas
  • Arándanos, moras y frambuesas
  • Nueces peladas

Preparación

  1. Vierte el kéfir de cabra en un bol.
  2. Lava los arándanos, moras, frambuesas y fresas y pica estas últimas en trocitos.
  3. Añádelas al bol con kéfir.
  4. Añade las semilas de chía y revuelve.
  5. Pela las nueces y añádelas a la mezcla como un topping.
  6. ¡A desayunar!
Fuente: Lemon Grass (https://lemongrasspath.com)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir