Tiempo de lectura: 2 minutos.

En los últimos meses hemos visto inundada las redes sociales de influencers que recomiendan la kombucha como bebida para mejorar nuestro organismo. ¿Te has planteado saber qué es y si realmente existen beneficios como para introducirla en nuestra alimentación. ¡Te lo contamos todo!

¿Qué es la kombucha y cuál es su origen?

Según apuntan varias investigaciones, la kombucha tiene su origen en China. Era muy valorada por la capacidad que tenía para equilibrar el chi (energía vital) y mejorar la digestión. Más tarde se exportó a otros países como Rusia, Japón y la India, pero no fue hasta el sigo XX cuando se introdujo en Europa.

La kombucha en una bebida fermentada probiótica y su obtención es muy similar al kéfir. Se basa en té endulzado que fermenta mediante una colonia de microorganismos, bacterias y levaduras. Es decir, al té se le añade azúcar para alimentar a los microorganismos para que la kombucha fermente.
Tiene un sabor levemente ácido que puede llegar a parecerse al del vinagre; aunque todo dependerá del tipo que dejemos que fermente y del té que uses.

Muchos dicen que es “el hongo de la inmortalidad“, a pesar de que realmente no es un hongo, sino una mezcla de levaduras y bacterias. Al principio de la fermentación se usan varios tipos de levaduras y bacterias, pero después de unos días solo sobreviven las que forman una especie de cuerpo gelatinoso.

¿Cuáles son sus propiedades y beneficios?

Los probióticos naturales son conocidos por tener microorganismos beneficiosos para nuestro aparato digestivo, sobre todo si los consumimos regularmente. Entre sus beneficios podemos encontrar la mejora de la flora intestinal y el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Si bien es cierto, la kombucha es conocida por mejorar notablemente el aparato digestivo. Ten en cuenta que aportamos directamente bacterias y levaduras, además de ácidos y enzimas que producen estos microorganismos para favorecer la digestión de la comida.

Como es una bebida creada a partir del té, tiene cierto nivel de teína y nos aporta energía y vitalidad. Asimismo, otra de sus ventajas es que no es una bebida fermentada láctea, por lo que lo podemos considerar un resfresco probiótico que no afecta a personas intolerantes a la lactosa.

Por supuesto, no hay que abusar de la kombucha por muchos beneficios que pueda aportar. No se recomienda tomar más de 300ml diarios y es mejor introducirla poco a poco para saber si nuestro organismo la tolera bien.

Fuente: Lifestyle.fit (https://lifestyle.fit)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir