Tiempo de lectura: < 1 minuto.

El kéfir se trata de una colonia de lactobacilos y hongos encontrada en la naturaleza. Puede ser mezclado con cualquier tipo de liquido, es más común es la leche (vaca, cabra, oveja, soja, coco o arroz. Funciona bastante bien también cuando mezclado con agua y azúcar moreno.

Uno de los grandes destaques del kéfir es que capacidad de restaurar la flora intestinal; es un alimento probiotico, formado por varios lactobacilos y hongos que auxilian en la digestión. También es una excelente fuente de proteínas y calcio,vitaminas del complejo B, como la B1 y B2. La vitamina B1 contribuye para el buen funcionamiento del sistema nervioso en cuanto la B12 actúa en el combate a la anemia.

Su preparo es fácil pero exige algunos cuidados. La proporción de la mezcla es de una cuchara sopera de kéfir en grano para cada medio litro de leche o agua en temperatura ambiente. Deja reposar por 24 horas fuera de la nevera, cole y adulza a tu gusto.

El kéfir puede sustituir el yogur en cualquier receta, es muy común batirlo en la licuadora con frutas variadas como papaya, manzana, banana o fresas, creando un batido o smoothie sabroso y muy saludable.

Salsas y cuajadas también quedan sabrosas, saludables y bajas en calorías cuando preparadas con kéfir.

El kéfir también es genial para preparar lassi, una bebida de origen hindú muy refrescante y saludable. Es solo colocarlo en la licuadora con agua, azúcar, hielo y algún aroma de tu preferencia, como menta, hierbabuena, funcho, etc. La bebida acompaña perfectamente platos picantes por suavizar esta característica.

Fuente: Nutricion.pro (www.nutricion.pro)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir