Tiempo de lectura: 1 minuto.

Es posible utilizar leche de soja para preparar una saludable bebida de kéfir sin usar leches de origen animal.

La acción de algunos de los bacilos del kéfir predigiere algunas proteínas de la soja y las torna más asimilables por parte del organismo. Sin embargo, debido a que el filtrado de soja no contiene azúcares simples como la lactosa –de la que se alimenta la madre del kéfir– los nódulos pueden multiplicarse muy lentamente y debilitarse. Para restituir su fuerza, conviene dejarlos descansar de vez en cuando en leche de vaca, o si se prefiere, con melaza de cebada malteada.

Para preparar el kéfir de soja se emplea una cucharada colmada de nódulos por cada medio litro de leche de soja natural (sin sabores añadidos y sin endulzar). Se deja reposar en un tarro de cristal cubierto con un paño limpio pero sin tapar herméticamente. Se guarda protegido de la luz, a unos 20 grados, de 10 a 12 horas. Se cuela con mucho cuidado para no dañar los nódulos y se deja en un sitio fresco. Si los nódulos se han usado durante cierto tiempo para fermentar leche de soja, es preferible no hacer con ellos kéfir de leche de vaca.

Santi Ávalos (Cocinero vegetariano)

Fuente: Cuerpo Mente (www.cuerpomente.com)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir