Tiempo de lectura: 3 minutos

Es posible prevenir la aparición de acné y el envejecimiento prematuro a través de los alimentos. Aquí, el menú de una experta en nutrición.

Somos lo que comemos. Y nuestra piel también lo es. Que esté sana, bonita, luminosa, libre de granitos y con arrugas menos marcadas no solo depende de las cremas que usemos, también influye (y mucho) todo lo que comemos. Ya hemos hablado largo y tendido de esa relación piel-alimentación, pero hoy queremos hacerlo más fácil y hablar de lo que come una nutricionista para tener la piel mejor. Porque si ella, una persona dedicada en cuerpo y alma a la alimentación, lo hace, es por algo. Hemos hablado con Blanca García-Orea@blancanutri en las redes sociales, en las que comparte recetas sanas y súper fáciles de hacer– para aprender a comer mejor pensando también en la salud y en el aspecto de nuestra piel. “Es importante entender que existe una estrecha relación intestino-piel. De hecho, alteraciones de la flora intestinal pueden originar disbiosis por bacterias proteolíticas encargadas de fabricar histamina, que en cantidades elevadas puede causar picores, erupciones o cuadros de psoriasis, rosácea o dermatitis atópica. Cualquier alteración del sistema inmunitario intestinal puede agravar la dermatitis atópica o enfermedades autoinmunes”, señala García-Orea antes de desvelar su menú para tener una piel B-O-N-I-T-A.

Los alimentos que deberíamos comer todos los días

Aunque más adelante nos centraremos en diferentes problemáticas de la piel, como norma general, para tener una piel sana, Blanca García-Orea aconseja comer a diario frutas (por su contenido en vitaminas); verduras (por sus minerales y vitaminas); legumbres (por sus prebióticos) y alimentos fermentados como el kéfir (por sus probióticos). E incluye en esta lista de ingredientes el famoso caldo de huesos por la presencia de glutamina.

Su menú diario para tener la piel sana

¿Y qué es lo que come una nutricionista en un día para tener la piel mejor? He aquí un ejemplo de uno de los menús diarios de Blanca García-Orea:

  • Desayuno: tostada de pan integral con aguacate, aceite de oliva virgen extra y semillas de sésamo, acompañado de té kukicha (uno de los tés preferidos de los nutricionistas por su aporte de vitamina C, calcio y minerales, y su poder desintoxicante del organismo).
  • Comida: ensalada de lentejas, espinacas, tomate y queso fresco de cabra.
  • Cena: caldo de huesos y pescado azul con calabaza.

¿Qué comer para tener la piel luminosa?

En la era del ‘duerpo poco’ y ‘no llego a todo’ puede que deshacerse de la piel cetrina y apagada sea una de las grandes preocupaciones de todas las mujeres. Por eso las nutricionistas como García-Orea no olvidan incluir en su dieta diaria alimentos antioxidantes como aguacate, uvas, fresas, frambuesas, arándanos, moras, zanahorias, cítricos, cebolla, espinacas, tomate y el bendito AOVE (aceite de oliva virgen extra).

¿Como prevenir el envejecimiento de la piel?

Tal y como apunta Blanca García-Orea, aunque el paso del tiempo “no perdona”, la alimentación puede ayudarnos a prevenir el aceleramiento del proceso de oxidación de nuestra piel neutralizando los efectos de los radicales libres y, por tanto, frenando el envejecimiento prematuro. Y esto implica que existen ciertos alimentos que ayudan a estimular la producción de colágeno para frenar la aparición de arrugas, hidratar la piel y aportar mayor elasticidad.  Por eso la nutricionista insiste en la importancia de incluir en su menú:

  • Alimentos ricos en vitamina E: aguacate, aceite de oliva, pipas de girasol, cereales, brócoli, espárragos, espinacas, yema de los huevos, mango, soja, almendras, nueces, pistachos y aceitunas.
  • Alimentos ricos en vitamina C: perejil, cítricos, grosellas, fresas, espinacas, zanahorias, kiwi, tomate, brócoli, pimientos, avellanas y pistachos.
  • Alimentos ricos en vitamina A: frutas de color amarillo, zanahorias, naranjas, mangos, melocotones, pimientos, perejil y verduras verdes como el brócoli, lechuga, espinacas y espárragos.

¿Qué comer para no tener granitos?

No hay alimentos que puedan controlar la aparición de granitos sino más bien al contrario: hay alimentos que pueden provocarlos y que, por tanto, habría que evitar, tal y como nos cuenta (y hace) Blanca García-Orea. Esos alimentos son, sobre todo, los lácteos y las harinas refinadas porque producen “excesiva elevación de la insulina que produce un aumento de sebo”. Eso sí, aunque existen varios estudios que confirman esta relación entre consumo de lácteos y acné, la nutricionista no descarta de su dieta lácteos fermentados como el kéfir o el yogur puesto que estos “a diferencia de la leche, sí producen un efecto beneficioso en el intestino”. Respecto a las harinas refinadas, también habría que controlarlas (lo que implica evitar dulces y pastas).

Fuente: Vogue (www.vogue.es)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir