Tiempo de lectura: 2 minutos.

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día, para comenzar la jornada con buen pie, ¡qué mejor que hacerlo con un batido de espirulina y kéfir bien nutritivo!.

La típica tostada de pan o bollos con café por la mañana ha marcado la tendencia de los últimas décadas. Esta combinación de harina, leche y azúcar puede no ser la mejor opción para empezar bien el día. No cabe duda, en que cada vez escuchamos a más amigos quejarse de problemas de intolerancia a la comida, de digestión y de peso. No hace falta ir muy atrás en el tiempo, para ver como nuestros padres o abuelos arrancaban el día con “comida real”. Mientras que, parece que los problemas digestivos sean un “problema moderno”. Para tener energía a lo largo de nuestro día, no nos queda otra que tomar alimentos nutritivos de calidad, pues esos nutrientes son los que van a llevar la energía a cada una de nuestras células.

¡Qué tu espirulina sea libre de tóxicos medioambientales!

Añadiendo espirulina a nuestro batido, estamos añadiendo un buen aporte de vitaminas A, E, B1, B2, B3, B6, B12, proteínas, minerales, ácidos grasos esenciales, ácidos nucleicos y clorofila. Ya que estamos tratando con un superalimento, merece la pena utilizar una espirulina de calidad que nos garantice sus beneficios nutricionales; es decir, que cuando compremos nos aseguremos de que se trata de espirulina 100% natural. Una espirulina que me da confianza es la de ASN espirulina, ya que se cultiva en aguas limpias y mineralizadas (en España). Éste es uno de los puntos más importantes cuando buscamos buena espirulina, junto a la garantía de que sea un cultivo y secado totalmente natural, libre de contaminantes como pesticidas, herbicidas y metales pesados.

Este batido de espirulina con kéfir que hoy preparo, es tan solo un ejemplo de un desayuno equilibrado en el que se incluyen proteínas de calidad, cereal de calidad y fruta, en este caso, plátano. Con un batido así, vamos a aportar una cantidad de nutrientes suficientes a nuestro organismo que nos van a saciar y nutrir, comenzando el día así con más energía y de mejor humor.

Ingredientes para el Batido de Kéfir y Espirulina

  • Plátano: 1 plátano maduro cortado en trozos
  • Kéfir de leche : 150 gramos. El kéfir tiene un nivel probiótico y prebiótico muy alto.
  • Avena integral: 2 cucharadas de copos de avena
  • Espirulina en polvo: 1 cucharadita rasa
  • Miel: media cucharada de miel cruda
  • Agua o leche vegetal: 60 ml o al gusto

Preparación del Batido de Kéfir y Espirulina

Primero, echamos en el vaso de la batidora el plátano, el kéfir, la espirulina en polvo, la avena y la miel, y trituramos hasta obtener una pasta homogénea. Seguidamente, vamos agregando agua o leche vegetal hasta que el batido obtenga la consistencia que más nos guste.

Tips:

Igual que hacemos con los desayunos de avena remojada o pudin de chía, podemos preparar el batido la noche anterior y consumirlo a la mañana siguiente.

Fuente: Espéciate Conmigo (www.especiateconmigo.es)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir