Smoothies para todos los gustos y dietas

Tiempo de lectura: 4 minutos

Todo sobre una tendencia gastronómica en alza: smoothies para todos los gustos y dietas

Los smoothies están de moda. Sobre todo en épocas de buen tiempo, pero cada vez más durante todo el año. Es una alternativa saludable, natural y refrescante, llena de fibra y vitaminas que además ofrece una infinita variedad de sabores y de beneficios para nuestra salud. Pero, en realidad, estos cremosos batidos de frutas nacieron hace décadas, en los lejanos años 30 del siglo pasado, en Estados Unidos.

En esa época se elaboraban únicamente con fruta, zumo y hielo y se vendían en tiendas de comida saludable. En los años 60 los smoothies llegaron a las heladerías, pero no fue hasta 1973 cuando comenzaron a venderse a gran escala. El visionario se llamaba Steve Kuhnau y creó una gigantesca cadena de establecimientos, Smoothie King, en la que implementó el uso de vitaminas y polvo de proteínas en las bebidas.

Otros países también tienen su propia historia y sus propias versiones del smoothie. Y con el tiempo se han ido añadiendo ingredientes para hacerlos más deliciosos, más saludables, más energéticos… Entre otros, leche, azúcar, jarabe, queso, hortalizas, nueces, chocolate… Y, por supuesto, el yogur.

Los beneficios que aporta el yogur ecológico al smoothie

Uno de los ingredientes que se ha convertido en un indispensable de los smoothies es el yogur. No sólo añade cremosidad y sabor, también aporta numerosos beneficios para la salud y ninguno de los inconvenientes de la leche.

  • Contiene ácido láctico, que favorece el desarrollo de lactobacilus en la flora intestinal y previene infecciones.
  • Tiene un alto valor nutritivo en cuanto a calcio y ácidos grasos
  • Sus proteínas y grasas son más fáciles de digerir
  • El ácido láctico ayuda también en la asimilación del calcio
  • Su efecto probiótico es una buena defensa frente a infecciones intestinales y estimula el sistema inmunológico.

Además, los yogures ecológicos, aportan un beneficio extra: son cien por cien naturales y no contienen ni conservantes ni colorantes. Los de Vrai están elaborados con leche de vaca, oveja o cabra y con frutas variadas (limón, vainilla, melocotón, frutos rojos, arándanos) perfectas para combinar en tus smoothies.

El smoothie perfecto para cada momento

Lo mejor de los smoothies, aparte de sus propiedades y de su sabor, es que son muy fáciles y rápidos de preparar. Con unos cuantos ingredientes se puede elaborar un delicioso, refrescante y saludable batido de frutas; o de frutas y verduras, si prefieres. Sólo tienes que seguir estos pasos:

  • Elige las frutas, ya sean frescas o congeladas. Al menos dos variedades diferentes, pero puedes añadir las que quieras. Deben estar peladas y troceadas. Y si son frutas ecológicas estarás añadiendo un plus de salud para ti y para el medio ambiente.
  • Escoge una base: puede ser leche de vaca o vegetal (almendra, soja), zumos, café frío, té verde helado, agua… Y nuestra opción preferida, que es el yogur ecológico.
  • Dale un toque dulce, ya sea con azúcar u opciones más ligeras como stevia, miel, sirope de ágave, vainilla, menta o canela.
  • Puedes darle un poco más de cremosidad incorporando ingredientes como crema de almendras, kéfir, helado, semillas de chía o copos de avena.

Y, sobre todo, échale imaginación. Aquí es donde entran tus gustos o tus necesidades. Puedes jugar con los diferentes tipos de ingredientes hasta crear el smoothie que mejor te va en cada momento. Vrai te propone algunas deliciosas, cremosas y saludables ideas:

  • Los básicos. Simplemente combinando uno o dos tipos de frutas, con una base de yogur o leche y añadiendo (si quieres) algún edulcorante, hielo, zumo o canela, podrás disfrutar de un smoothie refrescante y delicioso. De fresa y plátano con zumo de naranja; de fresa, kiwi y manzana con miel; de papaya, piña y coco; de albaricoque y mango con zumo de limón; de fresas, arándanos, frambuesas y zumo de limón… Puedes ir complicando las combinaciones a tu gusto, añadiendo más variedad de frutas, sabores exóticos, etc.
  • Los verdes. Añadir vegetales a tus smoothies de frutas es una opción perfecta para reponerte de una temporada de excesos. Te ayudan a recuperar la línea, mejoran tu digestión, eliminan toxinas de tu organismo y hasta hidratan tu piel. Son muy nutritivos, y aportan una cantidad extra de vitaminas, minerales y ácidos esenciales. Se pueden hacer muchos tipos de smoothies verdes, combinando los ingredientes que prefieras. Te recomendamos col rizada, apio, pepino, jengibre, espinacas y otros vegetales de hojas verdes, semillas de lino… Combinan muy bien con frutas como el plátano, la piña o el aguacate (si quieres aumentar el efecto détox).
  • Los súper. Los llamados superalimentos tienen un alto valor nutricional y, gracias a su elevada concentración de antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales, aportan importantes beneficios a nuestra salud (fortalecen las defensas, ayudan a quemar calorías, previenen la retención de líquidos, proporcionan energía extra, eliminan toxinas…). Polen de abeja, espirulina, germen de trigo, semillas de lino, bayas de Goji, cacao puro en polvo, semillas de chía, quinoa o té matcha son el complemento perfecto para un smoothie supernutritivo.
  • Los fitness. Ideales para personas muy activas que necesitan un aporte de energía extra antes de una buena sesión de ejercicio. Debes prepararlo de manera que incluya todos los nutrientes necesarios para que tu sistema se mantenga estable durante la actividad: fibra, vitamina A, C, potasio, hierro, calcio y especialmente proteínas. Una receta eficaz podría contener estos ingredientes: espinacas, perejil, aguacate, polvo de cacao y de canela, frutos secos (almendras o nueces), chocolate negro, escamas de coco, agua, miel y yogur. Y para después de hacer ejercicio, una buena combinación sería espinaca y plátano, que tienen mucha fibra y proteína, además de potasio y hierro, que mejoran el flujo sanguíneo y evitan el dolor muscular.
Fuente: PR Noticias (http://prnoticias.com)

Te recomendamos nuestros mejores nódulos de kéfir