Tiempo de lectura: 2 minutos

Esta sopa fría de kéfir y pepino es un entrante perfecto y ultra-ligero para este verano, de muy fácil digestión y refrescante, mantiene la salud del tracto digestivo y potencia la inmunidad gracias a su contenido en kéfir, alimento fermentado rico en probióticos, con capacidad de controlar el crecimiento de bacterias patógenas y de favorecer la fabricación de vitaminas en nuestros intestinos.

De efecto anticancerígeno, reduce el colesterol LDL y la tensión arterial, además de ejercer una acción anti-inflamatoria gracias al kefiran, una fibra no digerible que solo se encuentra en el kéfir.

Nuestro otro aliado del verano es el pepino, pariente de las calabazas, actúa como antiparasitario y como tónico digestivo. Repleto de vitaminas y minerales de fácil absorción, también permite mantener el equilibrio hídrico de nuestro organismo en días calurosos. Previene el estreñimiento y al ejercer una acción diurética, conviene a las personas que sufren de retención de líquidos y de problemas renales así como de ácido úrico. Su piel es rica en silicio, un verdadero aliado para la belleza de nuestra piel así como de nuestra salud articular, eso si, mira que sea siempre de origen biológico, ya lo sabes…

Como puedes ver, detrás de esta sencilla y natural sopa fría de kéfir y pepino, se esconde un auténtico elixir de nuestra salud, belleza y felicidad!

Así que no digo nada más, y pasemos a batir y a saborear!!

Utensilios

Batidora de vaso potente

Ingredientes

  • 100 ml de crema de coco (tipo nata líquida)
  • 100 ml de agua de coco
  • 3,5 pepinos bio
  • 25 gr de limón o lima pelado
  • 1/3 taza de almendras 8 h previamente remojadas
  • 3 tallos de eneldo fresco
  • 5 ml de sirope de coco
  • 8 cubitos de hielo
  • 150 gr de kéfir de cabra bio (fermentado)
  • 2,5 ml de shiro miso (fermentado)
  • sal no refinada, al gusto
  • pimienta al gusto

Elaboración

  1. Batir todos los ingredientes, salvo el kéfir y miso (fermentados), sal y pimienta, según orden indicado hasta conseguir textura deseada.
  2. Añadir el kéfir y miso, y volver a batir hasta que quede bien mezclado.
  3. Reservar preferiblemente en nevera 30 minutos antes de servir en bols.
  4. Ajustar al gusto de sal y pimienta, y decorar con eneldo fresco y sésamo negro.

Espero que la disfrutes, espero tus comentarios

Fuente: Mareva (http://marevagillioz.com)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir