Tiempo de lectura: 1 minuto.

Hoy te dejo una recetilla fácil y un texto express para compartir esta idea de helado súper fácil y sano para acompañar las tardes de verano ( me ha salido una rima jajaja).

La intención es que te quedes con la idea, ya que la puedes tunear a tu gusto, poniendo yogur en vez de kéfir, o fresas y otra fruta de estación en vez de cerezas.

Frozen yogurt de cereza y kéfir con jengibre y pimienta rosa.

Como no hace falta máquina de helados y es básicamente hacerse un batido y congelarlo, es súper cómodo para tener los cubitos esperando en el congelador. En tiempo de calores, esta posibilidad de helado al momento, es muy agradecida cuando quieres dar a tus peques una merienda en condiciones, y con la que encima, estarán felices.

Os dejo además la idea de la presentación, para que podáis mimetizar esos (terribles) helados llamados “frozen yoghurt”, que venden como si fueran algo sano y no son más que azúcar, yogur en polvo y estabilizantes.

Frozen yogurt de cereza y kéfir con jengibre y pimienta rosa.

La salsita (una versión de una receta de Lala Kitchen) que lo acompaña, es totalmente opcional pero si tienes tiempo, te recomiendo que la hagas porque además luego la puedes añadir a un batido o para acompañar un bizcocho.

Espero que lo disfrutes!

Fuente: Sweet Salty Kitchen (http://sweetsaltykitchen.com)

Te recomendamos nuestros nódulos de kéfir